Historia: caza y poder (parte I)

Durante siglos, la caza como forma de ocio ha estado vinculada a las clases sociales altas, nobleza y monarquía. Pero sabemos que no siempre fue así. Y es que si nos remontamos a la Prehistoria, veremos que el ser humano comenzó a cazar con el único fin de alimentarse, si bien antes de eso la carne que consumía procedía de carroña. Claro que por aquel entonces no se había desarrollado el concepto de «clases sociales» tal y como lo entendemos hoy en día. Poco a poco, las armas se fueron perfeccionando y dejamos de cazar por supervivencia para cazar por diversión. O al menos así fue entre algunos sectores de la sociedad.

Monarcas como Sancho VI de Navarra (1039-1076) o Alfonso X (1221-1284) atribuyeron la caza a reyes, ricos y caballeros. De hecho, monarcas de diferentes épocas como Felipe III (1578-1621), Felipe IV (1605-1665), Carlos III (1716-1788) y Carlos IV (1748-1808) tenían tanta afición por la caza que hicieron de esta su único oficio, descuidando su labor como monarcas.

Si observamos obras de arte relativas a las diferentes monarquías existentes en épocas pasadas, veremos que la caza es un motivo recurrente entre las pinturas. Las familias reales disponían de casas de campo donde sus miembros organizaban cacerías de animales como jabalíes, ciervos o algunas aves (y dicho sea de paso, tampoco tenían demasiada consideración con los caballos donde montaban por aquellos campos). Estos eventos servían, además, para establecer relaciones con personas pertenecientes a la nobleza que también acudían.

Pueblos posteriores a los romanos establecieron algunas leyes relativas a la caza. Así fue en el caso de los burgundios, que condenaban, alrededor del año 500, a quienes robaban perros o aves utilizadas para la caza. También lo hizo el rey franco Clodoveo I (466-511). En el año 643, el rey lombardo Rotario (606-652) promulgó un edicto por el que, entre otras cosas, dividió las tierras donde se podía cazar con libertad y donde no podía hacerse, a menos que se tratase de reyes o príncipes. Por aquel entonces, la selección ya era una realidad, pues ya se intentaba realizar cruces entre perros con una finalidad cinegética. A estos animales se les privaba de alimento para motivarlos a cazar. Esta selección perduró en los siglos posteriores.

En Italia, los Médici también fueron cazadores. A este país llegaron a traerse guepardos con los que se pretendía organizar cacerías, así como vigilar las casas.

En el siglo XVIII, el borbón Felipe V (1683-1746) fue uno de esos reyes aficionados a la caza (y también a la pesca) en España. Su esposa, Isabel de Farnesio (1692-1766), también participaba en aquellas cacerías. El hijo de ambos y sucesor en el trono, Carlos III (1716-1788) estaba convencido de que la caza lo ayudaba a mantenerse sano.

En las monarquías más actuales, desgraciadamente, no ha desaparecido esta cruel tradición de organizar cacerías. Como ejemplos, Lady Di (1961-1997) y el príncipe Carlos de Gales (1948-) se conocieron en uno de estos eventos; y más recientemente, a monarcas como Juan Carlos I (1938-) no les ha bastado con acudir a fincas privadas españolas para matar animales, sino que lo ha hecho también en África, causando una gran polémica. A día de hoy, prácticamente toda la realeza europea mantiene la afición de la caza mientras crece el rechazo de la población a este tipo de actividades.

Los ejemplos citados son solo una muestra de la relación histórica entre caza y poder. Hay muchos más, y por ello, esta entrada tendrá segunda parte próximamente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Alfieri, G. (2012). La caza, toda una tradición en las monarquías. Excelsior.

Fuerra, A. (2014). La caza, deporte de reyes. Vanity Fair.

López, A. (1991). Algunos aspectos de la evolución de la caza en España. Agricultura y Sociedad 58, 13-52

Luzzi, M. (2017). La caza de la Monarquía de los Borbones: de unión de casas reales a espacio de diversión y control del territorio. En Merlotti, A. Le cacce reali nell’Europa dei principi.

Rodríguez, M. (2012). La caza en la Edad Media. Noticias de Perros.

2 comentarios sobre “Historia: caza y poder (parte I)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: