Echar de menos a un animal

Por supuesto que se puede echar de menos a un animal. A veces, mucho más que a ciertas personas o al igual que se puede extrañar a un familiar o amigo cercano. Yo echo de menos a aquellos animales con los que he convivido y ya no están, pero también a los que sí están.Sigue leyendo «Echar de menos a un animal»

Odiar a unos, amar a otros

Una de las tantas muestras del especismo presente en nuestra sociedad es el amor que demostramos a ciertos animales como perros o gatos, mientras odiamos a otros. Me estoy refiriendo, concretamente, a algunos roedores, como ratas y ratones, si bien esta realidad se repite también con otras especies, como las palomas. Es cierto que haySigue leyendo «Odiar a unos, amar a otros»