Echar de menos a un animal

Por supuesto que se puede echar de menos a un animal. A veces, mucho más que a ciertas personas o al igual que se puede extrañar a un familiar o amigo cercano. Yo echo de menos a aquellos animales con los que he convivido y ya no están, pero también a los que sí están.Sigue leyendo «Echar de menos a un animal»