Un documental producido por la actriz Kate Mara denuncia los trapos sucios de la industria porcina

La artista está realizando una nueva película sobre la lucha de la activista Elsie Herring contra la industria porcina de Carolina del Norte, llamada The Smell of Money

La actriz Kate Mara se encargará de la producción ejecutiva de un nuevo documental sobre Elsie Herring, una activista medioambiental de Carolina del Norte que luchó contra la multimillonaria industria porcina de la región.

Mara, actriz nominada al Primetime Emmy y conocida por sus papeles en House of Cards (2013-2016) y American Horror Story (2011), está acompañada por el director de El caballero verde (2021), David Lowery, que también actuará como productor ejecutivo; y el cineasta de Carolina del Norte Jamie Berger, que escribe y co-produce la película.

The Smell of Money («el olor del dinero»), que se estrenará a finales de este año, está dirigida por el cineasta y conservacionista californiano Shawn Bannon, más conocido por su trabajo en el documental que acompañó a la película El caballero verde y que exploraba su trasfondo mítico en la leyenda artúrica.

Mara, que es una vegana empedernida, defiende con frecuencia el bienestar de los animales y las cuestiones medioambientales. Es representante de la Humane Society of the US e incluso apareció en una de las promociones del «Lunes sin carne» de esta organización en 2015.

El nuevo documental del trío se centrará en la lucha de Herring y su comunidad contra la industria de la cría de cerdos en Carolina del Norte, que comenzó en la década de 1990, cuando las granjas empezaron a rociar sus tierras con el exceso de estiércol procedente de un número cada vez mayor de animales.

La película aborda la justicia medioambiental

Herring, que falleció el año pasado, pasó décadas luchando contra estas operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO), o granjas industriales, que contaminaban su condado natal de Duplin. Más tarde, se unió a la Red de Justicia Medioambiental de Carolina del Norte como organizadora y ayudó a poner de manifiesto los peligros de las granjas industriales para las comunidades rurales de todo el país, desde la contaminación hasta el racismo.

Las granjas industriales son un problema enorme. Aproximadamente el 99% de todos los animales criados en Estados Unidos viven en este tipo de instalaciones, a pesar de los diversos problemas éticos, medioambientales y de otro tipo que plantea esta forma dominante de ganadería. Eso supone algo más de 1.500 millones de animales.

Uno de los principales problemas es la eliminación de los residuos, y las granjas industriales producen más de 300 millones de toneladas de estiércol al año, más de tres veces los residuos anuales producidos por los seres humanos. Este se almacena en enormes lagunas y se esparce por los cultivos, liberando contaminantes tóxicos como el sulfuro de hidrógeno, el amoníaco y el nitrógeno, además de un fuerte olor.

Al describir el hedor opresivo y omnipresente de la ganadería industrial en los alrededores de su casa familiar en Duplin, Herring dijo a la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes que «no podemos permanecer fuera mucho tiempo porque el olor es tan ofensivo que empezamos a tener arcadas».

Cerdo, contaminación y capitalismo

El título del nuevo documental procede de Wendell Murphy, un legislador estatal de la época, que se refirió notoriamente al ineludible olor de los residuos porcinos en la región como el «olor del dinero».

Murphy es también el fundador de Smithfield Foods, el mayor productor de carne de cerdo de todo el mundo, y las leyes que ayudó a aprobar como legislador estatal son indiscutiblemente responsables en parte del crecimiento insostenible y destructivo de la industria que continúa hoy en día.

Las emisiones por la cría de cerdos están directamente relacionadas con 89 de las 98 muertes por contaminación del aire relacionadas con la ganadería que se producen en Duplin al año. A partir de 2019, el condado ha criado 2,3 millones de cerdos para sus 58.967 habitantes, aproximadamente 39 cerdos por cada ser humano. Los granjeros rociaban el estiércol de los cerdos tan cerca de la casa de Herring que las gotas caían en el porche delantero como si fuera lluvia.

Este artículo es una versión traducida del original, escrito por Liam Pritchett, en Live Kindly.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: