Más del 60% de los jóvenes estadounidenses apoyan los impuestos a la carne, según una encuesta

El 80% de los participantes en la encuesta de Veylinx también dijeron que podrían ser «convencidos» de comprar más productos de origen vegetal

Los estadounidenses quieren que se consuman menos productos cárnicos, según una nueva encuesta. Y están dispuestos a subir los precios y los impuestos para conseguirlo. La encuesta de Veylinx preguntó a más de 3500 consumidores estadounidenses su opinión sobre la imposición de impuestos a la carne para reducir su consumo.

Los resultados mostraron que, en general, casi el 40% de los participantes apoyaría un impuesto del 10% sobre la carne. Pero en la generación más joven, el apoyo era más fuerte. Más del 60% de la Generación Z dijo estar a favor de un impuesto. Más del 70% apoyó las subvenciones del Gobierno para reducir los precios de los productos de origen vegetal y avanzar en la innovación en este ámbito.

El estudio también reveló que casi el 80% de los participantes «podría convencerse» de comprar con frecuencia más alternativas a la carne. La mejora del sabor fue uno de los factores, mientras que casi el 30% dijo que se convencería por los precios más bajos.

La investigación también descubrió que, de entre varios términos para describir los productos proteicos alternativos, como «sin carne», «vegetariano», «vegano» y «basado en plantas», «sin carne» era el más favorecido.

Un impuesto sobre la carne es «razonable» y «justo

Hace tiempo que se discute la idea de un impuesto añadido como posible solución para reducir la demanda de carne, lo que a su vez aliviaría la presión sobre el medio ambiente. La industria cárnica es una de las principales causas de deforestación y un importante factor de emisión de gases de efecto invernadero.

Un estudio reciente de la Universidad de Bonn (Alemania) recomendaba que los países ricos de Occidente redujeran el consumo de carne al menos en un 75% por el bien del planeta (en Europa, una persona media consume unos 80 kilos de carne al año).

En aquel momento, el autor principal del estudio, el Dr. Matin Qaim, sugirió que un impuesto sobre la carne podría ser una forma eficaz, «razonable» y «justa» de conseguir que la gente reduzca su consumo. Y añadió: «la carne tiene un elevado coste medioambiental que no se refleja en los precios actuales».

Este artículo es una versión traducida del original, publicado el 12/05/2022, por Charlotte Pointing en Plant Based News

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: