Embutidos veganos

Desde que me hice vegana, he probado diferentes productos libres de ingredientes de origen animal que tratan de imitar los tradicionales embutidos cárnicos. Y lo he hecho porque me gusta probar cosas nuevas, no necesariamente porque antes me encantara el embutido.

De hecho, remontándome a mi pasado, creo que nunca me han gustado especialmente los embutidos. Lo que ocurre es que los he comido desde pequeña, pues eran el ingrediente principal de cualquier bocadillo que me preparase mi madre para el recreo o para una excursión escolar. Por tanto, si los comía era más por costumbre que por su sabor. Sí recuerdo que me gustaba el chóped, pero no tanto el jamón york, el chorizo o el salchichón que nunca faltaban en mi casa, aunque tampoco los odiaba, así que de vez en cuando, los comía.

Más tarde, cuando empecé mi etapa en el instituto, vivía en un internado y no me gustaba demasiado la comida que servían allí, por lo que mi madre todas las semanas me compraba un chorizo entero solo para que yo me lo llevara. No era mi comida favorita, pero por aquel entonces pocas opciones más tenía (aunque quizá sí las tenía, solo que no las conocía o no quería conocerlas).

A día de hoy, casi siempre que compro embutidos veganos lo hago únicamente para probar, y los utilizo en meriendas o en algunas recetas. Si voy a hacer algún viaje largo o voy a pasar algún día fuera o de excursión, también los utilizo para los bocadillos, pues son una de las opciones que más me gusta para estos. Es cierto que muchas veces me he preparado sándwiches con otros ingredientes, como tomate y aguacate, pero siendo sincera, me gustan más con un embutido vegetal.

Marcas de embutidos veganos

No soy la persona más indicada pare recomendar marcas de embutidos veganos, porque no he probado demasiadas y casi siempre acudo a las mismas, pero voy a dar mi opinión sobre lo que conozco.

Mi embutido vegano favorito (hasta ahora) es el «jamón york» de Violife, que siempre he encontrado en tiendas veganas muy fácilmente. Diría que la textura es un poco más dura que la del jamón york cárnico, pero bajo mi punto de vista, en cuanto a sabor es el que más me gusta. Violife también comercializa muchísimos tipos de quesos veganos que están buenísimos, y de estos sí he probado bastantes y todos me han gustado, excepto el estilo queso azul, precisamente porque sabe prácticamente igual a este tipo de queso que no me agrada demasiado. Todos los demás, tanto en bloque como en tiras o en lonchas los recomiendo. Además, esta misma marca también tiene otros embutidos, como el estilo pavo o el estilo pollo, pero tampoco los he probado todavía.

Otra marca de embutidos veganos que suele comprar es Vegetalia, y más concretamente, su jamón york, que ha estado acompañando mis meriendas durante el último mes. Su sabor también me gusta mucho, aunque creo que se asemeja menos al del jamón york cárnico. Quizá sea porque tiene un toque muy ligero (se percibe muy poco) a picante, que supongo que procede de alguna especia, como la pimienta. Vegetalia también hace otros embutidos veganos, como salami o mortadela, que no tardaré en probar.

Además de estas dos marcas, en alguna ocasión me he topado en el supermercado con embutidos vegetales de El Granero Integral, que tiene lonchas con sabor a mortadela, finas hierbas, salami, estilo italiano o estilo natural. Si no me equivoco, de esta marca he llegado a probar todos estos sabores en alguna ocasión. Del salami y de la mortadela puedo decir que el sabor es prácticamente idéntico al de sus versiones cárnicas, y como no eran embutidos que antes me encantaran, no he repetido mucho la compra de estos dos productos. Los demás también me han gustado y no encuentro demasiadas diferencias con los de Vegetalia (incluso tienen también ese ligero toque picante procedente de alguna especia).

Precisamente, ese pequeño toque a picante es lo que, para mi gusto, marca la diferencia entre estos embutidos y los de carne, en cuanto a sabor. Sin embargo, recuerdo que una vez preparé un sándwich con un embutido de El Granero Integral para mi pareja, que come carne, y no notó la diferencia; mientras que cuando ha probado otros productos que, bajo mi percepción, son idénticos a la carne, no le han gustado y le han parecido muy distintos a esta. Con esto quiero decir que las opiniones siempre van a diferir entre unas personas y otras, y sobre todo entre quienes están acostumbrados a comer carne a diario y quienes llevan años sin probarla.

Por ello, te animo a que, si te gustan este tipo de productos, te animes a comprar diferentes opciones y apoyar, de esta manera, a las empresas que fabrican alternativas a la carne. Por mi parte, tengo pendiente comprar, próximamente, algún chorizo vegano porque todavía no he probado ninguno, así como otros embutidos vegetales de otras marcas. La morcilla, por ejemplo, no me llama tanto la atención porque nunca me gustó la tradicional.

En cuanto a los aspectos menos favorables de estos productos, he notado que, al cocinarlos, al menos las alternativas al jamón york que he probado, se deshacen siempre, a diferencia de los cárnicos, que se fríen con más facilidad. También es cierto que quizá un embutido vegano es más caro y dura menos que uno de carne, pero esto tampoco es un gran problema, pues los cárnicos tampoco se pueden mantener abiertos durante mucho tiempo, ni suelen contener grandes cantidades si se compran envasados. Respecto al precio, los embutidos vegetales no son los más costosos de los productos veganos, aunque hay de todo. Pero estoy segura de que los costes seguirán bajando en los próximos años.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: