Fauna salvaje y atropellos

He perdido la cuenta de las veces que me he topado con animales muertos en la carretera. Jabalís, zorros, conejos, aves de pequeño o gran tamaño, e incluso gatos. En otras zonas, sé que también se producen accidentes con otro tipo de animales, como corzos o ciervos, pero donde vivo, aunque también hay, se ven menos. Y sí, son accidentes que a veces no se pueden evitar, pero lo peor es que al humano que conducía solo le importa cuando el coche ha sido dañado. Si no, ni siquiera para y se marcha dejando al animal en medio de la vía, independientemente de si está vivo o muerto.

No quiero decir que todas las personas actúen de esta manera, pero sí puedo asegurar que son incontables las veces que he visto animales en medio de la carretera, incluso de gran tamaño como jabalíes, que nadie se ha preocupado de trasladar a otra parte una vez que ya han muerto, más que nada para que no suceda otro accidente.

De mi pueblo a la ciudad más cercana hay unos 60 kilómetros, en los que casi todo es campo (por cierto, explotado para la ganadería), y muy pocas zonas con población humana. Por ello, es fácil toparse con animales. Conduciendo por la noche, muchas veces se me han cruzado conejos y zorros, pero he tenido la suerte de no haber tenido jamás un accidente. Si lo tuviera, sé que me pondría muy nerviosa, pero trataría de hacer las cosas lo mejor posible.

También soy consciente de que no todo el mundo sabe cómo actuar en estos casos, y lo más fácil es irse si el coche funciona correctamente, aunque esto no es lo más ético. Después de leer bastante sobre este tema, creo que, al igual que si nos encontramos a un perro solo y perdido en la carretera durante la noche, cuando un animal salvaje es atropellado en este mismo entorno, deberíamos parar cuando sea seguro y comprobar si el jabalí, zorro, corzo o conejo está vivo y herido (por supuesto, con todas las medidas de seguridad, chaleco reflectante y triángulos). Si es así, lo más ético es trasladarnos a un veterinario o a un centro de recuperación de animales; y si está muerto, debemos apartarlo fuera de la vía, para que no se convierta en un obstáculo que pueda dar lugar a un nuevo accidente (de no hacerlo, podemos incluso ser multados). Sin embargo, por desgracia, en muchos casos las administraciones no se harán cargo de animales considerados cinegéticos, como los jabalíes, pero sí cuando se trata de una especie en peligro de extinción o protegida, como el lince ibérico.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Animales abandonados

Pero los animales salvajes no son las únicas víctimas de los atropellos. Los gatos en situación de calle, o los perros abandonados también están siempre expuestos a estos, y por eso, incluso en entornos con población humana, me los he encontrado también en algunas ocasiones, ya muertos. Y cuando conduzco, sobre todo por la noche, pienso en ellos y en el resto de animales, aunque hay personas que ni siquiera son capaces de frenar cuando ven a un conejo cruzando la carretera.

No olvidemos que antes de la intervención humana, todo era bosque y naturaleza, y somos nosotros los que obligamos a los animales a cruzar carreteras. Por eso, nos corresponde también la responsabilidad de evitar atropellos, que son una de las causas de mortalidad no natural de la fauna salvaje, junto con la caza. Por ejemplo, se podrían construir más pasos subterráneos, sobre todo en zonas donde hay una mayor concentración de animales. Pero como siempre, las vidas no humanas no son importantes para las administraciones.

Un comentario en “Fauna salvaje y atropellos

  1. Pingback: Errores especistas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: