6 frases de filósofos romanos sobre animales

Frases de filósofos romanos sobre animales

Parece mentira que en la Antigüedad ya existiera cierta compasión hacia los animales no humanos, pues después de siglos y siglos, siguen siendo explotados. Tal vez el avance no ha sido tan rápido como pensamos, pero siempre es buen momento para traer al presente a algunos autores del pasado. Ya lo hicimos hace varias semanas con los filósofos griegos, y hoy es el turno de los romanos.

Sobre la filosofía de Roma y los animales ya hablamos también en un post anterior, pero hoy no pretendemos hablar de historia ni de ideas filosóficas, sino traer al momento actual algunas frases que podrían hacernos reflexionar sobre nuestra relación con los animales, las cuales ya encontramos en textos antiguos. Y de entre estos autores, hemos rescatado estas seis citas.

Pero para empezar, hemos rescatado una frase de un poeta. Uno de los más representativos de Roma: Horacio (65 a.C.-8 a.C.), que vincula la sabiduría con dejar de comer carne.

«¡Atrévete a ser sabio! ¡Deja de matar animales! El que está aplazando la hora de la vida recta es como el labriego que espera a que el río se seque para cruzarlo»

Horacio

El otro gran poeta romano no pasó por alto el tema de nuestra relación con los demás animales. Esto es lo que afirmó Ovidio (43 a.C.-17 d.C.).

«No tomes la vida que no puedes dar, pues todas las criaturas tienen el mismo derecho de vivir (…). Alimenta la vida con comida vegetal y rehúye el sabor sacrílego de la sangre»

Ovidio

Y si hablamos de filósofos de esta época que se han preocupado por el consumo de carne, no podemos dejar de mencionar a Séneca (4 a.C.-65 d.C.), que podría, perfectamente, estar escribiendo estas palabras en nuestros días.

«El hombre saquea toda la tierra y el mar. ¿Nos ha dado la naturaleza tan insaciable estómago en tanto que cuerpos tan insignificantes? No, no es el hambre de nuestros estómagos, sino la codicia insaciable lo que nos cuesta tanto»

Séneca

Otro de los grandes filósofos de la época, Plutarco (46 d.C.-120 d.C.), nos dejó también algunas reflexiones que merece la pena destacar.

«Por una boca llena de carne privamos a un alma del sol y de la luz, y de esa proporción de vida y de tiempo con la que nació en el mundo para disfrutar»

Plutarco

Si ya entonces Plutarco hablaba de la privación de la luz del sol, ¿qué diría hoy con la existencia de las macrogranjas?

«Decís que las serpientes, panteras y leones son crueles, pero lleváis en vuestros labios la carne de una criatura muerta»

Plutarco

«Me pregunto en qué estado mental estaba el primer hombre que trajo a sus labios la carne de una criatura muerta, aquel que llenó la mesa de muerte con cuerpos rancios y se atrevió a llamar comida a los que antes habían llorado, rugido, movido y vivido. ¿Cómo pudieron sus ojos soportar la masacre de gargantas y cuerpos desollados?

Plutarco

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: