¿Hasta cuándo seguiremos poniendo en peligro a los otros animales? La amenaza de la minería submarina

La amenaza de la minería submarina

El mundo entero es consciente de que el planeta está a punto de colapsar. Desde los gobiernos, se pide a la ciudadanía que no consuman plástico, que transforme sus hábitos hacia otros más sostenibles y que cuide del medio ambiente, lo cual está muy bien porque todos debemos colaborar. ¿Pero qué se hace desde los gobiernos? La mayoría de las veces, estos dejan mucho que desear en cuando a lo que se espera de ellos. Nos piden que dejemos de consumir plástico para proteger los océanos mientras aprueban proyectos que comprometen muy seriamente la vida en estos ecosistemas. El dinero manda.

Desde hace tiempo, organizaciones ecologistas como Greenpeace vienen advirtiendo de una nueva amenaza: la minería submarina, también llamada minería en aguas profundas o en profundidad. Esta consiste en la extracción de minerales o metales en el fondo del océano, lo que implica el uso de cierta maquinaria pesada que acabaría destruyendo zonas enteras de este hábitat donde viven numerosas especies de animales y plantas.

Los defensores de la minería submarina declaran que no se puede asegurar que esta vaya a ser tan destructiva como se señala desde el ecologismo. Sin embargo, no pueden negar que vayan a acabar con entornos naturales enteros para transformarlos en minas de extracción de metales o de minerales. Tampoco pueden negar el impacto negativo que ha tenido la minería en el medio terrestre, y solo con este ejemplo nos podemos imaginar cómo impactaría en el medio acuático.

Pero las compañías mineras siguen creando proyectos y esperan obtener sus licencias para explotar los océanos.

Los fondos de los océanos todavía son grandes desconocidos, con especies que todavía no han sido descubiertas y que podrían desaparecer sin que ni siquiera nos enterásemos. Y es que el riesgo de extinción de algunos animales es uno de los peligros que han puesto sobre la mesa las organizaciones ecologistas con respecto a la minería submarina. Y no solo hablamos de los animales que morirían por el impacto directo de esta, sino también de sus depredadores, que tendrían dificultades para encontrar alimento. Esto es algo que tampoco interesa a la industria de la pesca, pero esta es la menos indicada para quejarse de la desaparición de especies.

Además de los depredadores, la minería en el fondo del mar podría provocar también alteraciones en los hábitos de algunos animales, debido a la contaminación lumínica o acústica, cuyo impacto se ha demostrado en especies como las ballenas o los delfines, que pueden desorientarse ante ciertos sonidos vinculados con las diferentes industrias.

Un sector tan poderoso tiene capacidad suficiente como para desarrollar alternativas a esta destrucción. El beneficio económico jamás debe ser excusa para llevarnos por delante los ecosistemas, aunque la historia nos muestre que se ha hecho así muchas veces. ¿Por qué no aprendemos?

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: