Historia: siglo XIX, Romanticismo y animales

Podemos encontrar antecedentes del movimiento animalista desde tiempos muy remotos y en civilizaciones muy antiguas, como la griega. También existen leyes de protección animal desde hace siglos, aunque el maltrato hacia los animales ha estado presente en todas las épocas. En España, el siglo XVIII es especialmente destacado porque fue en esta época de la Ilustración cuando numerosas voces se alzaron contra la tauromaquia. En el resto del mundo, tampoco podemos restar importancia a este siglo, pero hoy nos centramos en el siguiente, el siglo XIX, o quizá un poco antes, a partir del Romanticismo, época en la que encontramos a algunos literatos y filósofos que nos han dejado algunas reflexiones sobre el respeto hacia todos los seres sintientes.

Y aunque hoy vamos a centrarnos en el siglo XIX, hay que remontarse hasta los presocráticos para localizar esos primeros pensadores que creyeron en una fuerza intrínseca en todos los seres que los mantenía unidos, algo posteriormente asumido en épocas posteriores, como el Renacimiento. Pensamientos de este tipo fueron la causa por la que algunos autores no concebían el consumo de animales. La Ilustración cambió la percepción de la naturaleza, aunque no por ello dejó de haber defensores de todos los seres sintientes, pero el Romanticismo volvió a ponerla en primer plano. 

En el siglo XVIII, el inglés Jeremy Bentham (1748-1832) ya definió que lo importante era que los animales sufren, no si tienen la capacidad de hablar o de entender. Fue precisamente en Gran Bretaña donde surgieron, por este período, algunas leyes pioneras de protección animal y donde una parte de sus literatos más conocidos de este período se declararon vegetarianos. Además, la tenencia de animales considerados de compañía se puso de moda, a medida que las ciudades iban ganando población y la sociedad se alejaba de la convivencia con animales considerados «ganado», lo que pudo influir en un incremento de esa sensibilidad hacia otros seres sintientes. La historia nos demuestra que aquello de los «veganos urbanitas» no es de hoy.

Romanticismo

El Romanticismo se gestó en el siglo XVIII en Alemania, pero se extendió a otros países europeos, con algunas diferencias. Goethe (1749-1832), Friedrich Schiller (1750-1805), William Wordsworth (1770-1850), Samuel Taylor Coleridge (1772-1834) o John Keats (1795-1921) son algunos de los autores de esta época.

Es la época de los grandes exploradores, y los viajes a lugares remotos y exóticos son una fuente de inspiración para estos autores. Por desgracia, también afloró la experimentación animal y la vivisección, y las mujeres sufragistas llegaron a ser la principal oposición a este método. Socialmente, es el momento de la Revolución Industrial, muy avanzada en países como Inglaterra, que provocó cambios en la demografía y en la estructura de las ciudades, contexto que influenció a autores de diversos estilos.

Los creadores de este período se sentían en comunión con la naturaleza, lo que influyó en que algunos de ellos sacaran a los animales de su dieta. Mary Wollstonecraft, Shelley o Lord Byron son algunos de los literatos que escogieron esta opción y que estaban convencidos de que no solo no contribuían al sufrimiento de los animales no humanos, sino que también ayudaban a su propia salud.

Mary Wollstonecraft (1797-1851)

Conocida por ser la autora de Frankenstein (1818), Mary Wollstonecraft también fue una pionera feminista y defensora de los animales. En esa misma obra, podemos leer cómo el famoso monstruo (que no era tan monstruo) se define como una especie de vegetariano:

«Mi comida no es la del hombre. No destruyo al cordero y al cabrito para saciar mi apetito; las bellotas y las bayas me proporcionan suficiente alimento»

La propia autora era vegetariana, así como también lo era su marido, el también escritor Percy Bysshe Shelley (1792-1822). Este se volvió vegetariano tras leer sobre el griego Pitágoras (572 a.C.-497 a.C.), que también había seguido una dieta basada en plantas y así lo promovía en su escuela. En un ensayo, Shelley habla de la dieta vegetal como la mejor para la salud del cuerpo y de la mente y ya en aquel siglo XIX comparó la crueldad hacia los animales no humanos con la crueldad hacia los humanos. El autor romántico nos dejó citas como esta:

«Sería mucho mejor si una criatura nunca hubiese existido, a existir solamente para soportar una situación de miseria incesante»

Lord Byron (1788-1824)

Amigo personal del matrimonio conformado por Mary Wollstonecraft y Shelley, Lord Byron era, como estos, vegetariano. Sus motivaciones eran la compasión animal o la salud, aunque en este sentido, en ocasiones no se preocupó demasiado por cuidarse. Sin embargo, al contrario que sus amigos, Byron no fue vegetariano de forma continuada, y consumía carne esporádicamente.

Lord Byron escribió un Epitafio a su perro, Boatswain, que murió el 18 de noviembre de 1808, a los cinco años, tras contraer la rabia, enfermedad que no desmotivó al poeta para seguir cuidándolo hasta el último día.

De esta época, no podemos dejar de mencionar a Joseph Ritson (1752-1803), un anticuario inglés defensor a ultranza de la alimentación basada en plantas por la crueldad hacia los animales y por la salud. Al respecto, escribió su Ensayo sobre la abstinencia de alimentos para animales, como deber moral. Para él, consumir carne era innecesario, la caza era un «deporte de sangre» que no ha hecho más que alejar a los humanos de la naturaleza, y ya antes del siglo XIX habló de la desconexión de los humanos hacia el sufrimiento animal, algo similar a lo que hoy llamamos «disonancia cognitiva».

FUENTES CONSULTADAS

A. V. (2020). Percy Bysshe Shelley fue la primera celebridad vegana. Acueducto de Bucaramanga

Dog Friendly Traveler (s.f.). Lord Byron sufrió la muerte de su mejor amigo.

Domínguez, C. (2015). 5 Autores clásicos que eran vegetarianos. Librópatas.

Juárez, D. (2021). Frankenstein era monstruo vegetariano como su creadora, Mary Shelley. La Silla Rota.

Marchena, J. (2011). El proteccionismo hacia los animales: interpretación histórica y visión nacional, en Morgado, A., y Rodríguez, J. J. (eds.), Los animales en la historia y en la cultura, Universidad de Cádiz.

Paniego C. E. (2018). El trato a los animales no humanos, una consideración moral. El Salto.

UCM (s.f.). El movimiento romántico. Marco histórico-social.

3 comentarios sobre “Historia: siglo XIX, Romanticismo y animales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: