Un negocio que se viste de cadena alimenticia

Cadena alimenticia negocio consumo de carne

Comprar cuatro filetes envasados en el supermercado no es la cadena alimenticia. Criar millones de animales seleccionados genéticamente para asesinarlos en mataderos no es la cadena alimenticia. Una macrogranja no forma parte de la cadena alimenticia. Tampoco una granja de pueblo. Y no, ese cordero asesinado en una ganadería familiar para cenar en Nochebuena tampoco tiene nada que ver con la cadena alimenticia.

Pero lo cierto es que el consumo de carne u otros productos de origen animal se justifica, en muchas ocasiones, diciendo que es la cadena alimenticia. Al fin y al cabo, es solo una excusa más. La ganadería es un negocio. La industria cárnica genera millones de euros mientras la sociedad cree que es necesaria para la supervivencia de la especie humana, a pesar de que está demostrado que es posible obtener todos los nutrientes sin necesidad de los productos de origen animal.

Recuerdo especialmente cuando un ganadero de mi pueblo afirmó haber matado a un animal después de que este hubiera sufrido un accidente. Más tarde, se convirtió en su cena. En lugar de llevarlo al veterinario, acabó con su vida porque, según él, «es la cadena alimenticia». Tal vez realmente crea eso, pero en el fondo, todos sabemos que no le proporcionó atención veterinaria por ahorrar costes. Así son los negocios, aunque en este caso, tal vez el ganadero cometió una ilegalidad. ¿Se puede matar a un animal sin aturdimiento y en un lugar que no es un matadero para consumo propio? Una práctica, por otro lado, más que extendida en el sector de la ganadería. Esa ganadería extensiva de los pueblos que tanto se alaba.

Otra afirmación que tradicionalmente se ha hecho es que «el ser humano está en la cima de la cadena alimenticia». Yo más bien diría que el ser humano lo que está es convencido de que es superior al resto de las especies. Pero además de eso, es que ni siquiera forma parte de la cadena alimenticia. El ser humano quedó fuera de esta desde el momento en el que apareció la agricultura y la ganadería, y mucho más, desde que estas actividades se industrializaron.

Comer carne forma parte de la cadena alimenticia cuando un animal carnívoro silvestre da caza a un herbívoro para alimentarse de él. Pero no cuando una gran empresa cría millones de cerdos hacinados en granjas para llevarlos en camiones hasta mataderos, trocear sus cuerpos y envasarlos para venderlos en supermercados a consumidores que los van a cocinar para cenar. Otro motivo más por el que es absurdo compararnos con leones, algo a lo que tienden algunas personas con la intención de descalificar el veganismo.

Si fuera por la cadena alimenticia, muchos de los que dicen comer carne por este motivo no serían capaces de hacerlo si tuvieran que perseguir hasta capturar ellos mismos a los animales con sus propias manos, como hacen los leones, para después matarlos y alimentarse. Si fuera por la cadena alimenticia, muchos serían veganos.

Si quieres comer productos de origen animal, no pongas excusas para calmar tu conciencia. Tal vez lo haces por hábito, o por tradición, o porque crees que es necesario, o porque te gusta. Pero no lo haces por supervivencia ni porque sea la cadena alimenticia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: